Suiza dice adiós a las últimas restricciones del COVID-19

A partir del próximo viernes, 1 de abril, Suiza anunciará la eliminación de las últimas restricciones que han sido tomadas para contener la epidemia del virus COVID-19.

Si bien en Suiza todo parece haber vuelto a la normalidad, hay aún algunas restricciones que la población está sujeta a respetar debido a la situación pandémica. Algunas de esas son: la obligación de aislamiento en caso de ser positivo al test del COVID-19 y la de utilizar el tapabocas en hospitales y transportes públicos. El Consejo Federal considera que la situación amerita un nuevo ajuste y por este motivo anunciará que a partir del primer día de abril estas últimas restricciones serán suspendidas.

Esto no quiere decir que los esfuerzos para contener la epidemia serán suspendidos y que se dará rienda libre a la difusión de la enfermedad. De hecho, la presidente de la Task Force COVID-19 Tanja Stadler sostiene que las personas de la tercera edad deberían someterse a la cuarta dosis de la vacuna en el próximo otoño. Según Stadler, siguen siendo el grupo más golpeado y lamentablemente no han desarrollado una inmunidad significativa y los casos graves no han disminuido de manera importante en este grupo de personas.

Por lo tanto, Stadler invita a la población a ser cauta sosteniendo que «si la situación cambia, a todos nos convendría que estas personas hayan recibido rápidamente una vacuna de refuerzo”. Por este motivo, cree que es necesario programar con anticipación la aplicación de la cuarta dosis.

De todos modos, aunque las medidas no sean obligatorias, nadie prohíbe que las personas adopten sus precauciones individualmente. De hecho, si bien las autoridades han implementado una serie de restricciones, uno de los principios fundamentales, ha sido el de apelar a la responsabilidad individual sobre todas las cosas.

Los escenarios posibles son diferentes y por este motivo es necesario considerar también la situación actual en otros lugares como por ejemplo en Shangai, donde contrariamente a Suiza, se ha vuelto a imponer un nuevo confinamiento.

Por este motivo, han sido previstos tres escenarios diferentes: uno más optimista, en el que la pandemia se reduciría aún más; uno moderado, que se considera el más probable, en el que el número de casos aumentaría, la presión sobre el sistema sanitario se incrementaría y se requerirían vacunaciones de refuerzo adicionales para las personas mayores o de riesgo; y un escenario más catastrófico, en el que surgiría una nueva variante y se requeriría una nueva vacunación de refuerzo para toda la población.

En función de cuál sea el escenario futuro, la consulta del Consejo Federal prevé una distribución diferente de tareas entre la Confederación y los cantones, con el objetivo de continuar afrontando la problemática sin perjudicar la libertad de la población.

Referencias