Suiza protege a los menores del tabaco

El 13 de febrero de 2022 el electorado suizo apoyó abrumadoramente la iniciativa “Sí a la protección de niños y jóvenes frente a la publicidad del tabaco”.

Dicha propuesta tenía como objetivo prioritario impedir la publicidad de tabaco en cualquier lugar, plataforma o publicación que pudiese ser captada por un menor, es decir, prácticamente en todas partes. 

Después de cuatro décadas desde una iniciativa semejante, el pueblo suizo ha conseguido finalmente preservar totalmente a la infancia de la publicidad del tabaco. Fue  en 1979 cuando se lanzó una votación con el objetivo de proteger a los niños frente a la publicidad de productos susceptibles de provocar dependencia. En aquel entonces, no se conocían tan ampliamente los efectos nocivos del tabaco, ni éste tenía la reputación que tiene hoy. En aquella ocasión, el Consejo Federal aconsejó a la población el voto en contra de dicha iniciativa y éste se alineó en favor del gobierno.

Los anuncios de tabaco en los últimos 40 años

Hasta ahora la publicidad de tabaco en radio y televisión, como en la mayoría de países occidentales, ya estaba totalmente prohibida. También está prohibida cualquier forma de publicidad cuando se dirige expresamente a menores. Por otra parte, la mayoría de cantones tiene sus propias normativas al respecto, que en general son más restrictivas que la norma nacional.

Como excepción sí han estado permitidos hasta hoy, al menos por la ley federal, los anuncios en la prensa escrita, internet, salas de cine, acontecimientos públicos, conciertos, partidos de fútbol, carteles publicitarios, así como en los quioscos, todo ello, dependiendo siempre de la legislación específica de cada cantón. En este contexto es evidente que los menores quedan expuestos a estas modalidades de publicidad.

¿Cuál era exactamente el objetivo de la votación? La vulnerabilidad de los jóvenes

El argumento principal del comité de la iniciativa es que los más jóvenes son muy vulnerables a la publicidad. Ello significa que tienen muchas más probabilidades de desarrollar adicción. Por otra parte, se plantea también la cuestión de la salud, ya que, como es sabido, el tabaco es el principal causante de muchas enfermedades, algunas de ellas muy graves. Este hecho, además de significar un peligro y mucho sufrimiento, implica, a largo plazo un importante gasto adicional para las empresas, así como un precio más elevado de los seguros médicos.

A partir de aquí, los firmantes de la propuesta llegan a la conclusión de que todas las modalidades de publicidad del tabaco deben ser expresamente prohibidas a nivel nacional. La única excepción sería cuando dicha publicidad va dirigida de manera exclusiva a un público adulto, un ejemplo de ello sería el correo publicitario dirigido a destinatarios mayores de edad.

Cronología de la propuesta

La recogida de las 100.000 firmas necesarias para la iniciativa comenzó en marzo de 2018, dicho objetivo se alcanzó y fue finalmente avalado por el Consejo Federal en octubre de 2019.

La reacción del gobierno ante la propuesta fue de rechazo parcial, aceptaba el hecho de tener que proteger a los menores pero consideraba que los firmantes iban demasiado lejos en sus exigencias. Hay que añadir que la industria del tabaco tiene un peso importante en la economía helvética. Según publicaba el diario 24 heures en enero de 2022, este sector da trabajo a más de 4500 personas. Además, existen en Suiza más de 500 hectáreas de cultivo del tabaco, concretamente en los cantones de Friburgo, Vaud y Jura. Como puede verse, es un tema sensible, lo cual explicaría la actitud reticente del Consejo Federal.

Así pues, en octubre de 2021 el parlamento adoptó una ley, en forma de lo que se denomina contraproyecto indirecto, que propone una serie de restricciones a la legislación anterior pero manteniéndose indulgente con la industria del tabaco. Dicha ley entraría en vigor independientemente del resultado de la votación popular del día 13 de febrero de 2022, con el resultado anteriormente mencionado. 

A partir de aquí, una serie de trámites parlamentarios deben ponerse en marcha para llegar a la redacción de una ley que vaya en consonancia con el resultado de la votación. Ello puede implicar todavía entre un año y un año y medio hasta que los diputados acaten el mandato popular de hacer que la ley cumpla el veredicto de la votación popular.

Marcel Langthim

Resultados de la votación

La iniciativa fue aceptada por 1.370.137 votos a favor y 1.049.988 en contra, que suponen respectivamente el 56.61% y el 43.39%, con una participación del 44.23%. Se puede pensar que dicha cifra es muy baja. Pero es mucho más habitual de lo que se podría creer. De hecho, desde hace varios años existe una cierta preocupación por la baja participación del electorado en los referendos, que cada tres o cuatro meses se llevan a cabo en el país.

Las principales ciudades optaron mayoritariamente por el sí, sobrepasando en la mayoría de casos el 60%. Mientras que las zonas donde el no se impuso son eminentemente rurales y de habla alemana. En Suiza es bastante habitual encontrar diferencias sustanciales en cuanto al sentido del voto entre los cantones de habla francesa y los de habla alemana, puesto que existen importantes diferencias identitarias a uno y otro lado del río Saane. Dicho curso fluvial, afluente del Aar, que a su vez es afluente del Rin, simboliza no solo la frontera idiomática del país, sino también cultural. Esta disparidad en cuanto a la cultura y los comportamientos sociales recibe el nombre informal de Röstigraben o frontera del Rösti.

El Rösti es un plato típico de la Suiza de habla alemana, que tiene probablemente su origen en Berna, pero que es apreciado en todo el país.