Cultura

El Zurich Film Festival sigue la estela de Locarno

El Festival de Cine de Locarno nació en 1946. El Zurich Film Festival cumplirá 20 años en 2024. Sin embargo, las cifras de público para uno y otro en 2023 han sido similares: más de 146.000 espectadores el primero, más de 130.000 el segundo. La consolidación de la fiesta del cine en Zúrich es ya un hecho

“Debemos mucho a los festivales cinematográficos; sin ellos, todas las películas serían juzgadas por el dinero. En los festivales la gente puede descubrir nuevas voces y ver películas como una forma de arte”. Son palabras del actor y director norteamericano Ethan Hawke en la alfombra verde del Zurich Film Festival.

En su 19ª edición, en la que el país invitado fue Corea del Sur, el festival apostó por un número considerable de invitados estadounidenses, que presentaron sus películas y recibieron algunos de los distintos galardones que se conceden cada año en este certamen. El director Todd Haynes recibió el premio “Un tributo a…» y presentó su película May December fuera de competición. Ethan Hawke vino a presentar Wildcat, un inquietante biopic sobre la escritora Flannery O’Connor que consigue lo más difícil, pues se mete en una mente creadora y vagabunda y logra reflejar en una pantalla esa vida paralela imaginaria como parte de la vida real, sin cortes narrativos. La actriz Jessica Chastain, por su parte, llegó para llevarse el premio Icono de Oro, que se concede a personalidades cuyos logros interpretativos han dejado una huella duradera en el mundo del cine y se han convertido en iconos. Estrellas de otras nacionalidades también lucieron en el festival: la actriz Diane Kruger, que se llevó el prestigioso Ojo de Oro del festival por sus dotes interpretativas y su valentía a la hora de elegir papeles. También el director alemán Wim Wenders, que presentó Perfect Days fuera de concurso; el “malo” de James Bond – Casino Royale Mads Mikkelsen… y muchas más.

La actriz alemana Diane Kruger, Ojo de Oro a la mejor actriz por Visions. Crédito foto: Ferda Demir/ZFF

Diez de las catorce películas que optaban al Ojo de Oro –el máximo galardón del ZFF– en la categoría de Largometraje son producciones y coproducciones europeas. Francia tuvo un papel destacado con cuatro películas que ya se presentaron en otros festivales recientes, como Cannes en septiembre o la Berlinale en febrero de este mismo año. Se llevó el premio Hesitation Wound, una producción turca coproducida por Francia, España y Rumanía en la que su director, Selman Nacar, aborda profundas cuestiones de moralidad y justicia con la historia de una abogada que se entera de que su cliente es culpable pero cometió el crimen por una buena razón.

La sección a competición Focus, centrada en obras procedentes del triángulo germanoparlante Alemania-Austria-Suiza, incluyó entre las catorce películas seleccionadas seis obras helvéticas –cuatro de ellas presentadas a nivel mundial–, entre ellas Las Toreras, de la que hablaremos más adelante. También The Driven Ones, de Piet Baumgartner, que cuenta el camino de cinco alumnos recién salidos de la escuela de negocios de St. Gallen que persiguen un puesto de director ejecutivo. Retour en Alexandrie, coproducción franco-suiza y opera prima de la directora Tamer Ruggli; una road movie que relata el viaje de su protagonista por Egipto en busca de sus raíces. Lonely, dirigida por Michele Pennetta, es un documental coproducido por Suiza e Italia situado en la ciudad de Como; una historia sobre la mayoría de edad, centrada en dos adolescentes –Precious y Federico– cuya vida cotidiana es una lucha constante por la supervivencia. Laissez-moi, coproducción entre Suiza, Francia y Bélgica dirigida por la ginebrina Maxime Rappaz, es un drama sobre la doble vida de Claudine filmado en las montañas de Valais. Finalmente, Blackbird Blackbird Blackberry, una inusual y encantadora historia de amor de la directora georgiana Elene Naveriani, narrada en georgiano y coproducida entre Suiza, Georgia y Alemania.

La ganadora del Ojo de Oro a la mejor película de habla germana fue la coproducción germano-estadounidense Hollywoodgate, del documentalista egipcio afincado en Berlín Ibrahim Nash’at. Su película muestra una visión interna del rápido ascenso de los talibanes al poder en Afghanistán tras la retirada de las tropas estadounidenses y expone hábilmente los juegos de poder y la efectividad de su propaganda.

Fotograma de Hollywoodgate, Ojo de Oro a la mejor película de habla germana. Crédito foto: Cortesía del ZFF2023

Poco español en el ZFF

Tras la edición de 2022, en la que España fue el país invitado de honor, el cine hispanohablante estuvo poco representado en el Zurich Film Festival 2023, aunque con trabajos de gran calidad. Este año apenas hubo películas en español en las tres secciones que optaban a alzarse con el Ojo de Oro. En la categoría de Largometraje no había ninguna. En la sección Focus, centrada en obras de Alemania, Austria y Suiza, solo dos películas estaban relacionadas con el mundo hispanohablante. Una era Harraga – Those who burn their lives, del cineasta alemán Benjamin Rost, que cuenta la historia de los emigrantes que tratan de cruzar a la península ibérica desde Melilla y que, al ser atrapados por la policía, queman cualquier documento que pueda identificarles. La otra, Las toreras, un documental sobre las raíces hispano-suizas de la madre y la propia familia de su directora, la suiza Jackie Brutsche.

Otras dos fueron seleccionadas para competir en la sección Documental: por un lado, Adieu Savage, del director colombiano Sergio Guataquira Sarmiento, que habla del aumento de los suicidios entre los indígenas Cácuas de su país, de los cuales el propio director es descendiente; por otro, El castillo, de Martín Benchimol, la historia de una sirvienta que hereda por sorpresa el castillo de sus empleadores, con la condición de que jamás lo venda.

El Ojo de Oro a la mejor película documental se lo llevó In the Rearview, del polaco Maciek Hamela, una historia personal en la que este documentalista ayuda a mujeres, niños y ancianos ucranianos a huir del ejército ruso a través de la frontera con Polonia en una furgoneta.

Fotograma de In the Rear View, ganadora del Ojo de Oro a la mejor película documental en el ZFF2023. Crédito foto: Cortesía del ZFF2023

En la sección Window San Sebastián, festival hermanado con el de Zúrich, se proyectaron cuatro películas ya presentadas en el certamen español: la magnífica Cerrar los ojos, del español Víctor Erice, una obra sobre la memoria; el drama rural Un amor, una adaptación de la novela homónima de Sara mesa, dirigida por la barcelonesa Isabel Coixet, cuya proyección contó con la presencia de la cineasta; La práctica, una divertida sátira del argentino Martin Rejtman sobre el yoga y el crecimiento personal; y finalmente Los delincuentes, una trepidante película de atracos del director argentino Rodrigo Moreno, cuya particularidad es que los atracadores son a su vez empleados del banco.

La directora española Isabel Coixet en el ZFF2023. Crédito foto: Ferda Demir/ZFF

En la sección Sound, dedicada a las bandas sonoras, se presentó la película de animación They Shot the Piano Player, del director español Fernando Trueba y el ilustrador valenciano Javier Mariscal.

La edición 2023 del Zurich Film Festival se cerró con la mirada ya puesta en la de 2024, que tendrá lugar del 3 al 13 de octubre, será la vigésima y promete una celebración a la altura de tan redondo aniversario.

Más información en la página oficial del Zurich Film Festival

Premiados

  • Mejor película internacional (sección Largometraje): Hesitation Wound, de Selman Nacar
  • Mejor película de habla germánica (sección Focus): Hollywoodgate, de Ibrahim Nash’at
  • Mejor película documental (sección Documental): In the Rearview, de Maciek Hamela.
  • Icono de Oro: Jessica Chastain
  • Ojo de Oro a la actuación: Diane Kruger
  • Premio Un tributo a…: Todd Haynes
  • Premio a la trayectoria profesional: Volker Bertelmann y Michel Merkt 
  • Premio Game Changer: Fred Kogel

Deja un comentario